Diario hacia la TMCN 2023

«Lo que se me pasa por la cabeza, en pocas palabras»

25.09.2022
Un fin de semana completo a nivel de entrenos. Con ganas de seguir.

21.09.2022
Hoy entreno de fuerza con Víctor. Ayer con sensación de pesadez y que no avanzo, pero creo que es más un tema de «coco» que de otra cosa. Hay que persistir.

19.09.2022
Cansancio, pocas ganas, pero sale un buen entreno y buenas sensaciones. La cabeza vuelve a ganar.

17.09.2022
Otra vez ese «run-run» en la cabeza de cuando acabas una buena sesión de bici. Ganas de más y de probar la gravel. ¡Qué placer hacer deporte en la Cerdanya!

14.09.2022
Tengo la sensación que cada vez entreno mejor la fuerza. Al menos hoy he acabado hecho polvo.

13.09.2022
Entreno no completo por falta de tiempo y más pensando en el match del Barça. Pero a ver si me ayuda a coger km y ritmo. Dos días seguidos con 12km que hacía meses que no lograba.

12.09.2022
La cabeza manda mucho. Hoy, todo lo contrario, un muy buen entreno, bajo una humedad de escándalo, pero de esos días que acabas muy satisfecho. El bochorno de Barcelona es brutal.

10.09.2022
Después del día de descanso da la sensación que uno se debe encontrar bien … pero hoy no ha sido así. Veo el reto de los 100 muy lejos … más cuando no disfruto ni un «trail facilón» como decía el planning. Pero los ánimos siguen intactos.

07.09.2022
De vuelta al rodillo.

06.09.2022
Pues hoy ha pasado lo contrario. Con muchas ganas de entrenar, pero el cuerpo no ha dado para más. Al final entreno de series hecho, a las 14h, pleno calor. Satisfecho.

05.09.2022
A veces cuesta. Después de casi 12h non-stop de trabajo, entrenar a las 21h se hace duro. Pero hay que visualizar el «después»: la sensación del trabajo realizado con esfuerzo.

04.09.2022
Los días de descanso no simepre se llevan bien. Pero son necesarios.

03.09.2022
De todo se aprende. El estómago hoy ha hecho de las suyas. Pero tiene valor salir y disfrutar del «después» viendo el Barça.

02.09.2022
La bicicleta de carretera es probablemente el entrenamiento «cruzado» que más me apetece. Hoy ha sido un placer hacer una de las rutas «clásicas» en Barcelona con mi socio Borja. Más de 1,5h que ha servido para finalizar la semana con deporte, pero a la vez conversando sobre los retos que tenemos profesionalmente por delante. Un buen mix.

01.09.2022
Persistencia vs. Sedentarismo. Trabajo, comida de trabajo intensa, dolor de patas del entreno de ayer, mentalmente cansado … pero he salido a correr. Sensaciones malas al principio, pero mejorando. ¡ME TENGO QUE ATREVER!

31.08.2022
Último día de agosto. Inicio mi tercer día en BCN, después de 15 días extraordinarios en Menorca. Hoy empieza todo. Día gris (casi negro) y lluvioso a primera hora, pero con ganas de entrenar @1001. Hoy iniciamos con Víctor, el capo de UpHill Club, la preparación para la TMCN; los 100 Km de la costa norte de Menorca el 20 de mayo de 2023. Se notan los días sin entrenos de fuerza, pero me encuentro bien. Mucho por hacer en este «embarazo», en estos próximos 9 meses. Som-hi!

 

Ultratrail Menorca Camí de Cavalls 2021 (TMCS 85 km.)

Vuelvo al blog, el motivo lo vale.

A pocas horas de cumplirse una semana de la salida de mi super reto de cruzar la Isla de Menorca, me decido a escribir la sensaciones de esta aventura. Sí, una semana después, porque para mi este hito ha sido de tal calibre que me sirve la metáfora de la copa de champagne: «una vez servido, deja que baje la espuma para degustarlo, pero no tardes mucho, que se calienta». Pues dicho esto, es después de esta primera semana post-reto cuando ya me veo capaz de estructurar un «relato». Espero que os guste.

¡Lo hicimos Anita, lo hicimos!

Entre llantos de emoción y ultra cansancio esta frase es la que le le dije a mi mujer al atravesar las típicas puertas del Camí de Cavalls, como último paso para atravesar la meta. Si ella, no lo hubiera conseguido. De hecho, es gracias a ella que me «empujó» a realizar este reto (que ya llevaba pensando hace unos años) y quien ha sido la principal supporter el día de la carrera, pero sobretodo los 5 meses de preparación. Gracias por tu paciencia, apoyo y determinación. Esta TMCS es también tuya.

Pues así es como se inició esta aventura. Paralelamente a tiempos de cambios de retos profesionales, me inscribí a esta mítica carrera de ultratrail. Las dudas iniciales sobre qué distancia realizar (100 km. del Camí Nord o 85 km. del Camí Sud), porque nunca me planteé la vuelta entera a la isla de Menorca (185 km.); se disiparon cuando la salida de la de 100 km. era a la 1h. de la madrugada. Decidí entonces ir hacia el sud, cuya carrera se inciaba a una hora «un poco más prudente», las 6:30 h. del sábado 22 de mayo de 2021. De esta forma ya evitaba correr por la noche más de la mitad de la carrera, es decir, un punto de entreno menos. Y de esto es lo primero que quiero hablar.

A partir de aquí se inició un camino de 5 meses de entrenamientos de todo tipo, pilotados por Víctor Saavedra. Precisamente este año se cumplen ya 10 años que me acompaña en mis locuras. Como cada año ha sido vital en muchos aspectos, como por ejemplo, conseguir evitar las lesiones y hacer que dentro de lo duro, los entrenamientos fueran diversos y diversificados. GRÀCIES VÍCTOR! Una més a la saca! ¡Contigo emmmmpezó todoooo!

(ejemplo de entreno semanal)

A la vez, otra participación fundamental ha sido la de Marta Cot. Por primera vez he tenido al lado una experta en nutrición deportiva, con la que he estado 1 año para afinar peso y condición física. Además me estructuró todo el  plannig km. a km. de comida, bebida, sales y suplementos. Para muestra, la foto de la «chuleta». GRÀCIES MARTA!.

Pues efectivamente han sido 5 meses duros de entrenamientos casi diarios en los que he sumado más de 1.500 km. corriendo, pero a la vez con la mirada puesta en el objetivo de, como dice el slogan de la carrera: «ser leyenda».

Otro aspecto diferencial a otros retos, al margen de la nutrición, es la preparación de material y todo lo necesario para poder correr durante mucho tiempo. En estos meses he probado zapatillas, calcetines, mochilas, palos, pantalones, reloj, gafas, gorra, auriculares, etc. En fin, todo un mundo de material casi infinito que derriban por completo aquello de que «correr es el deporte más barato».

A medida que avanzaban los meses, también incrementaban los nervios, unidos con una sensación de «feina ben feta». Cumplía con los entrenamientos y sobretodo iba entrenado la comida y bebida. También incorporando en la dieta nuevos «elementos» como el magnesio, la proteína o los BCAA.

Dada la distancia, al menos quería asegurar que todos los «kpis» estuvieran con buenos datos. De esta forma, reducir las eventualidades o sorpresas al mínimo, que ya es mucho en una carrera de 85 km., en las que te puede pasar de todo.

Y llegó la semana previa a la carrera. En plena época de convivencia con el coronavirus, no podía faltar los cambios y actualizaciones de última hora, así como las informacions acerca de PCR’s, antígenos etc.

Con todo ello, aterrizamos en Menorca el viernes 21 de mayo a las 12h. después de superar todo los «obstáculos» de aeropuertos, vuelos, controles, coches de alquiler etc. Pero con todo ok, nos plantamos en nuestra querida isla. Cada vez que la piso, tengo esa sensación de «estar donde quieres estar». En esta ocasión además de «paz», convivía conmigo un nudo en el estómago, la «anaconda» de la carrera. En pocos minutos llegamos a casa de mi tía Isabel en Maó, donde ¡no podíamos estar más cómodos!

Después de comer proteína y seguir cargando hidratos, fuimos a buscar el dorsal a Ciutadella. Quién ha corrido grandes carreras conoce ese ambiente previo, de tensión, de nervios, mezclados con ilusión, locura y respeto. Esto me lo repetía casi cada día: «a disfrutar, pero con respeto, que son muchos kilómetros».

 

 

 

 

 

 

Mucha emoción ver como mi hijo Nico se implicó todo el día e incluso hizo su «story» en Instagram para animarme. A veces pienso en si estas locuras son un buen ejemplo para ellos. Espero que se empapen de lo bueno: el reto, la persistencia, no abandonar a la primera, el esfuerzo, etc.

Con el dorsal en la mano, sólo quedaba cenar bien, descansar y esperar a que el despertador (a las 4:30 am) sonara para dirigirnos a la salida. Todo preparado y a dormir. ¡Confesaré que el mapa me lo sabía de memoria!

La noche pasó rápidamente, pero con sensación de haber descansado. Esos famosos «kpis» seguían en su sitio. Apuramos las últimas ingestas en casa para desayunar y con Anita de supporter nos dirigimos a la salida en Es Castell. En esos momentos los nervios estaban a flor de piel. Justo salían los corredores de la larga y los 200 locos y locas nos metíamos en el campo de futbol para ponernos en fila y a correr. Este ya era un punto sin retorno. Aquí ya empecé a dibujar la meta. Me esperaban 85 km. de quién sabe qué, pero tenía claro que lo quería disfrutar. El esfuerzo para llegar a punto a ese momento había sido de tal calado, que no podía pensar en nada más que en el «sal y disfruta» del maestro Johan (el famoso «saldefrutas»). Anita me daba el último beso y a por ello.

Todo era «ideal». El tiempo, las ganas y las sensaciones. De repente empieza a sonar el himno de la carrera y aparece la piel de gallina a la vez que las piernas se empiezan a mover. ¡Empezamos! Veo a Anita que me graba y ya pienso en que tengo ganas de llegar a Sant Tomás (mitad de carrera) para volver a verla y comentar la jugada.

Pasan los primeros kilómetros con el puerto de Maó a la izquierda y rápidamente nos metemos en tramos difíciles, pero donde se puede correr bien. Me encuentro bien, a mi ritmo, viendo como poco a poco me voy adelantando a los tiempos de paso previstos. Sant Esteve, Alcaufar, primeras calas completemante desiertas. Brutal.

Con el sol en la espalda llegamos a Punta Prima racionando la bebida para llegar bien al avituallamiento de Binibeca. Aquí ya me encuentro a los de la larga, que poco a poco vamos adelantado. No dedico mucho tiempo, pero si que relleno bidones, como el plátano y seguimos.


Foto by Siscu Pons

El siguiente paso fue pensar en el km. 30. Pasando por la olla y la cala de Binisafua todo se hace más ligero. Pero la cosa cambió un poco al pasar por el primer tramo de interior. En este momento veo la primera caída de un corredor, por suerte no tiene mayor consecuencia. Seguimos rumbo a Cala’n Porter con un grupo de 7 corredores más o menos del mismo nivel. Al llegar al avituallamiento sigo la misma rutina y ya me pongo como objetivo la mitad de carrera en Santo Tomás.

En este punto piensas que faltan 55 km. Por lo tanto, que eso «ya casi lo has entrenado». Aún y así, sigo prudente para no «quemarme». Van sonando canciones de la lista TMCS85 de Spotify hecha para la ocasión. El tramo lo conzco bien. Espero con ilusión llegar a Lucalarri, cala que recuerdo del verano anterior en una salida con mi hermano Xavi y mi cuñado Uri y que es la previa a Son Bou. Aquí empieza a picar el sol y se hace un poco pesado el trozo de asfalto hasta enlazar con un tramo fácil hasta Santo Tomás. En estos momentos el grupo es de 4 personas incluido un corredor de la larga. Espero con ilusión llegar al avituallamiento para ver a Anita y para refrescarme y coger fuerzas. Lo cierto es que en ningún momento pienso que ya llevo más de una maratón de trail.

 

 

 

 

 

 

En este punto de la carrera (km. 44) se agradece ver a tu mujer totalmente comprometida con el reto. Fue el momento de reponer fuerzas, recolocar los zapatos, calcetines, beber coke, etc. Se hace raro parar 15 minutos, pero es cuando realmete te das cuenta de que estás en una ultra.

No era consiciente que empezar de nuevo a correr significaba ir a por la meta. En este punto recordava algunos mensajes que iba recibiendo en el proceso de preparación de gente que no dudaba en que lo iba a conseguir. Ese momento era el relevante para «volver» a correr. El trayecto hasta Cala Galada es bastante bonito. Pasamos por toda la zona interior de Trebalúger (sin llegar a ver la cala, una de mis favoritas), pero con un trote ágil. En la cala Mitjana si que vemos la famosa arena blanca y el mar para en pocos minutos entrar en la urbanización de Cala Galdana. En los tramos de bosque encuentro a dos amigos uno de los cuales tiene problemas en el isquio. Más adelante abandonará.

Es en Cala Galdana donde ya veo tres personas con problemas para seguir. Aquí con 55 km., restan 30 km. (¿2 de 15 km., 3 de 10 km.? ; todo ejercicio mental es válido para seguir).

Estos kilómetros que quedan por delante los hago totalmente solo. Ni adelanto, ni me adelanta nadie. Una sensación extraña que hace que le de mucha importancia a la música y a cada persona que me cruzo que normalmente aplaude y anima. Paso por un episodio muy divertido cuando cruzo el chiringuito de Macarella en el que se forma un pasillo de gente (con cervezas en la mano) que me animan como si fuera un profesional.

Sigo mi ruta a Son Saura cuando en una zona muy solo y cerca del mar, me ataca una gaviota. Entiendo que defendiendo su nido. Pero no hace especial gracia. Justo después aparace de la nada uno de estos fotógrafos impagables que lanza esta instantánea:

Llego a Son Saura. Llevo 65 km. Quedan 20 km. Parece que lo tengo hecho, pero nada más lejos de la realidad. Antes Anita me ayuda mucho a rellenar, beber más y sobretodo me hace una pregunta clave: ¿A qué hora nos vemos en meta entonces? En ese momento veo que no hay más remedio que llegar. A seguir.

 

 

 

 

 

 

 

 

En consecuencia, empieza una carrera de 20km. con una parada en el Cap d’Artruitx en el km. 8, es decir, en el km. 73 de la ultra. En este tramo me pasa casi de todo por la cabeza: esto se hace largo, no conozco la zona, calor, sin teléfono, etc. Pero gracias al «buen» beber y «buen» comer, mantengo bien el tipo y llego al siguiente avituallamiento. Ha habido un tramo muy difícil, aquella sensación de correr como puedes, más con la cabeza que con las piernas. Pero ya «sólo» quedan 12 km.

En el avituallamiento me animan mucho; todas las personas voluntarias se merecen un 10. Me avisan que de estos 12 km., 7 km. son «difíciles», vaya, que no son agradables para correr. Y no me engañan. Hasta el km. 80 lo paso mal. De hecho, en algún momento, con el calor y estando solo durante muchos kilómetros, me da una «pájara» en la que tengo cierto vértigo, quizás como una sensación de «agorafobia». Música, beber y comer es la solución hasta llegar a una zona más urbanizada donde ya no paro.

Estos últimos 6 km. ya los corro pensando en lo «loco» del reto. En ningún momento de la carrera miro el reloj. Pienso en que canción me tocará llegando. El subidón es máximo entrando en Ciutadella, bajando por el puerto, cruzando S’Amarador y subiendo la última rampa. Aquí me guardo los auriculares para notar el ambiente de la llegada. Abro la valla, cruzo la meta. Oigo a Anita gritando, al speaker diciendo mi nombre. Lloro. Como dice el slogan: «soy leyenda».

Después de unos primeros minutos muy aturdido entre llantos, gritos, música, etc. me empiezo a recuperar y me abrazo con Anita.  Sigo sin creémelo mucho. Me acompañan a recoger la medalla y a hacerme una foto con ella. Me voy recuperando.

A los 5 minutos ya lo veo claro, ¡he acabado una ultratrail de 85 km. en 12h.! De hecho alguno más:

 

 

 

 

 

 

 

¡Lo hicimos Anita, lo hicimos!

____________________________________

Me gustaría destacar la impecable labor de los voluntarios en todos los avituallamientos, información, salida, llegada, recogida de dorsal etc. También agradecimientos a la organización, a Otso y Elitechip. ¡Sois brutales»

Por último no me quiero olvidar de dar las gracias a amigos, amigas y familiares que me han animado, soportado, ayudado y felicitado en todo momento. Mención especial a Pedro Clapers por su generosidad en dejarme su super Garmin Fenix 6xPro (gadget con batería suficiente para aguntar las 12 horas). Te lo devuelvo esta semana 😉

Ahora a disfrutar de lo vivido, a mantener la forma y a pensar en nuevos retos ¿Quizás el Camí Nord Anita? jajaja.

2 maratones, 2 deportes, 2 finishers

Ahora que nos acercamos ya al final del quinto mes de 2017, me hace ilusión mirar atrás y disfrutar un poco de lo planeado y conseguido. Como dice el gran Víctor Küppers: «a veces hay que parar … porque si paramos, reparamos». Estamos demasiado metidos en el día a día, en ir poniendo «checks», en planear «next steps», pero de vez en cuando vale la pena poner el freno de mano y reflexionar.

Por todo esto, me apetece escribir acera de los dos primeros retos del año que he podido cumplir. Por un lado la Zurich Marató de Barcelona, «mi maratón» de asfalto; por el otro, la Marató del Cap de Creus, algo más que una maratón, tanto por el kilometraje como por la intensidad, localización y dureza.

Ambos retos tienen cosas en común:

  1. La distancia. Con estas ya son 9 las maratones que llevo conseguidas y sigo  teniendo un gran respeto a la distancia (por cierto, creo que vale la pena mantener siempre este respeto). En 42 km. (o más) puede pasar de todo: buenos momentos, «pájaras», calor, viento, frío, rampas, llagas, buenas sensaciones, bloqueos de piernas, bloqueos mentales, etc. Mejor estar preparado para todo.
  2. El entrenamiento. Ambos retos deben prepararse bien y siempre desde la prudencia. Tengo la suerte de no tener lesiones o, al revés, igual entrenar bien, con cierta tranquilidad, me las evita. En cualquier caso, una vez más, doy las gracias a Víctor … #contigoempezótodo. Las intensas sensiones en 10.01 Health Coach han valido la pena. Dos tipos de preparaciones para dos retos muy diferentes, pero … ¡lo hicimos!
  3. Running vs. trailrunning. Si la preparación es diferente también las carreras son muy diferentes. Las dos tienen el componente individual, porque al final son mis piernas, mi cabeza y mi corazón los que me llevan a la meta, pero sin duda también influye el trabajo en equipo. Por un lado, la Maratón de Barcelona no la conseguiría sin el apoyo incondicional de mi mujer Anita, mis dos hijos Nico y Pablo, amigos y amigas. Por el otro, bajo mi punto de vista, en los trails de montaña es indispensable ir en equipo. Por suerte desde ya hace más de 5 años ataco estos retos conjuntamente con Christian Palau (@cerkdti). Sin duda, sin su ayuda, no llego a la meta de Roses este año.
  4. La satisfacción de cruzar la meta y ser «finisher«. Al final, sea cual sea el tiempo empleado, el sufrimiento, el placer, no hay nada como llegar al final, levantar los brazos y pensar que una vez más se ha conseguido.

Marató de Barcelona (12 de marzo)

Este año las sensaciones previas eran de muy buena preparación, pero con el detalle de haber ganado algo de peso con respecto a 2016. Por lo tanto, el objetivo era conseguir una marca similiar a 3:24:49, pero sobretodo disfrutar al máximo. Más bien dicho, disfrutar al máximo y durante el máximo número de kilómetros.

El viernes, fieles a la cita, Anita y yo fuimos a recoger el dorsal y evidenciar el ambientazo de la maratón y lo que genera a nivel deportivo, social e incluso económico.

El domingo todo amaneció perfecto. Uno de mis miedos eran los 5 primeros km. ya que es cuando todavía no tengo el cuerpo «preparado» y muchas veces pienso «que estoy haciendo aquí». Pero, viendo los datos, al final fueron mis mejores 5 km. en una maratón (con parón incluído para hacer pipí).

A partir de aquí es cuando realmente empieza el disfrute (además con un clima perfecto): Diagonal, bajada hasta la Gran vía, primer encuentro con Anita y los peques en Passeig de Gràcia, Sagrada Família, todo rodado hasta San Andreu. Allí, un repentino cambio de tiempo con algo de viento, humedad y tiempo «gris» … pero recupero hasta Diagonal Mar, donde recibo el ánimo de mi amiga Mireia, siempre fiel a mis retos. Los km. van pasando y el ritmo es algo parecido al año pasado, quizás con algunos segundos más por tramo. En el km.34 de nuevo están animando como locos Anita y los peques, que incluso corren conmigo unos buenos 300m.

El «hombre del palo» llega en el km.38. Justo en el avituallmiento de corredors.cat empiezo a notar bloqueo en las piernas. Tarde para comer, pero intento hidratarme al máximo. Consigo ir tirando hasta el Paral·lel donde empieza a trabajar la cabeza. Ya no me para nadie y aunque sea lentamente llego a la curva del km.42 para disfrutar los últimos 195m. con Nico y Pablo entrando por sexta vez consecutiva, y de nuevo con lágrimas en los ojos, en la meta de Barcelona con 3:31:20. 6 maratones seguidas en mi ciudad no lo puede decir todo el mundo.

Ya con la medalla en el cuello, voy recuperando un estado normal y lo celebramos los 4 en el restaurante KUO.

 

 

 

Trail Cap de Creus (7 de mayo)

Justo el día en que abrieron las inscripciones Christian y yo nos apuntamos de nuevo a la Marató de Cap de Creus. Este año de 45km. por un entorno brutal, diría que unos de los paraísos para el trailrunning. En poco más de 45 minutos se agotaron las inscripciones, con lo que todo indicaba que la gente de Klassmark lo había vuelto a clavar.

Como he dicho antes, después de una preparación específica para esta carrera y ya con el inicio de una dieta destinada a mejorar mi rendimiento, el sábado 6 subimos a Roses a recoger el dorsal, cenar algo de pasta y descansar, porque teníamos por delante una jornada larga y dura.

El domingo se levantó caluroso y, extraño para la zona, con muy poco viento. Todo indicaba que la hidratación sería clave. Después de un desayuno en el hotel, montamos todo el equipaje, que no es poco y fuimos hacia el arco de salida a calentar un poco. Caras bastante serias entre nervios y ganas de empezar ya a rodar.

A lo lejos vemos por donde tenemos que «morir» y efectivamente 11 km. y casi 2 horas después estamos en el pico que se puede ver en la foto. Subida muy larga, dura y con tramos de ir a gatas. Yo me encuentro muy bien y trato de animar a Christian que pasa un mal rato subiendo por bloqueo total de piernas.

Las vistas arriba son brutales. Es lo bueno que tiene el trailrunning, que puedes y debes parar a disfrutarlas.

Pasamos por Sant Pere de Rodes y realizamos la bajada hasta Port de la Selva. Esta primera bajada la paso bastante bien e incluso bajo con cierta soltura. En Port de la Selva sí hace algo de viento pero hay un buen habituallamiento.  Volvemos a subir y bajar un par de calas para llegar a la bajada hacia Cadaqués. Este tramo se hace algo largo, pero es cuando conseguimos ponerle bastante ritmo ya que Christian se recupera. Los dos estamos on fire. Preveemos hacer una buena marca.

Pero lo que decía de las carreras largas, yo en la bajada empiezo a notar algo de dolor en los pies, como un picor, pinchazos. Me temo lo peor, pero sigo hasta el km.29, donde hay el habituallamiento de Cadaqués. Allí, ya saco los palos porque se avecina un muro importante y los pies se van poniendo peor. En pocos instantes, ya sobre el km.32 noto que son dos llagas, una en cada planta del pie que hacen que las bajadas sean verdaderos suplicios.

Empiezo a ser un «lastre» para Christian, pero a la vez me supone un reto seguir. Pasamos las calas Jóncols y Montjoi, donde hay el último parón para reponer agua y comer algo. El dolor ya es casi insoportable. Queda un subida brutal hasta el Pla de les Gates (km.42) y lo peor, una bajada de casi 3 km. técnica y con mucho desnivel. Los últimos km. los bajo como puedo, casi sin apoyar los pies a ritmo muy bajo y con lágrimas de dolor, pero lo único que visualizo es la meta. Los ánimos de Christian y su paciencia hacen que lleguemos a los últimos 500 metros en plano para entrar en la meta del polideportivo en 8h 30 minutos. Mucho más de lo esperado, pero con la sensación de haber vuelto a hacer una proeza. Me quedo de nuevo con nuesta persistencia y cabezonería y con el trabajo en equipo.

En la llegada, tengo que «repararme los pies» en la ambulancia de la Cruz Roja. Las llagas son del tamaño de dos pelotas de golf y el dolor es intenso. Os ahorro las fotos (si hay algún/a dermatólogo/a o podólogo/a se las envío sin problema). Por suerte, no nos impide bajar a Sant Cugat y Barcelona con normalidad. Eso sí, con la pertinente «caravana» en la AP7 que, os puede asegurar, que con 45km en las piernas sienta bastante mal. Pero la alegría y la camiseta de finishers lo compensa todo.

Ahora cuando escribo han pasado una semana y 1 día, he recuperado los pies y he vuelto a correr 13 km. por la ciudad. Después de 7 días en el dique seco por las llagas, ha sido un verdadero placer.

¡Esto de correr no tiene fin!

Uptivo, último aliado en mis entrenamientos

Durante este mes de enero he estado entrenando con un nuevo «aliado». Se trata de un sensor de frecuencia cardíaca (en adelante FC) llamado Uptivo. Hacía tiempo que no utilizaba cintas de FC porque mi piel las «rechazaba» … y ya es bastante duro e intenso correr o hacer otros deportes, como para encima llenarnos de gadgets problemáticos y autoponernos piedras por el camino.

Pero con Uptivo, todo ha sido diferente. Gracias a Javi Daura, CEO del gym NextFit en Sarrià, he podido disfrutar de este «aliado» desde hace ya unas semanas y con total éxito. Por eso, quería escribir un pequeño resumen de mi experiencia.

Vaya por delante que defiendo el uso de sensores de FC. De hecho, un tema muy de moda entre los que entrenamos casi a diario es el hecho de escoger una cinta o un reloj con sensor en la muñeca para medir la FC. Mi opinión es que cada uno tiene sus ventajas. Os aseguro que hay mucha literatura en Internet sobre este tema.

En el caso de Uptivo, me gustaría destacar lo siguiente:

  1. Alta capacidad de integración. Una de las cosas que más me gustan de Uptivo es que se comunica con prácticamente todo: smartwatches, relojes deportivos (Garmin, etc.), cintas de correr (treadmills), bicis, elípticas de gimnasios y también con Apps. Todo gracias a las tecnologías Bluetooth y ANT+. Esto hace que también sea útil tanto para usuarios con relojes que ya miden la FC en la muñeca como para usuarios que usan una App para trackear su actividad y no quieran cambiar a otra.
  2. No es sólo una cinta de FC. Como cinta mide correctamente lo que tiene que medir. Pero además tiene su propia App (para Android y iOS) y su zona privada en la web. Cabe decir que es una aplicación centrada sobretodo en lo referente a la FC. Recoge a la perfección y de forma muy «usable» los datos básicos: FCmin., FCmax., FCavg. Lo que más destaco es la visualización de las zonas de FC en el mapa (vía GPS). Algunas pantallas:
  3. Facilidad de instalación y uso. La instalación y el «pair» con los smartwatches es realmente rápida y sencilla. Durante el ejercicio, la visualización también es perfecta, sobretodo el % de FC. Eso sí, no es una aplicación que compita con las de «tracking» como Strava o Runkeeper, más bien es complementaria a ellas, aportando otros datos que estas no generan.
  4. Genera «engage». Saber tus niveles de esfuerzo, además de ser muy recomendable para la salud y para la prevención de lesiones, también te ayuda a ser más constante, ya que tienes datos trackeados y guardados, de acceso sencillo en la «plama de tu mano», que te permiten mejorar cada día.

Dicho sea de paso, lo he utilizado sobretodo en sesiones de running tanto outdoor como indoor (treadmills). Pero también en sesiones de spinning, comunicándose perfectamente con las bicicletas Keiser.

Me falta ver la parte más colectiva aplicada a gimnasios, pero espero probarla pronto, tiene muy buena pinta:

 

Si tuviera que escoger los dos valores más descatados, sin duda serían:

1. Poderse utilizar en los gimnasios tanto en actividades individuales como colectivas.
2. Comunicable y compatible con la mayoría de recursos para fitness.

Os dejo un vídeo explicativo y el link a Amazon por si la queréis comprar.

¡Seguiremos entrenando!

_______________________________________

[sbscrbr_form]

2.790,6 km., 12 carreras y 2017 en marcha

Kilómetros

Son sólo números, pero significan mucho para mi. 2016 ha sido el sexto año que corro de forma habitual y probablemente el que más he disfrutado. Por lo que se refiere a la cantidad, es la primera vez que supero los 200 km en todos los meses del año, llegando a los 281 en mayo, superando en un 12% el objetivo anual de 2.500 y corriendo un 17% más que en 2015. Como no, todo gracias al apoyo y soporte diario de Anita.

Pero lo bonito de todos estos kilómetros ha sido poder compartir muchos de ellos con grandes amigos. Sólo recuerdo las #BuenasSensaciones, pero seguro que más de uno y de dos km. han sido de sufrimiento. Pero de eso se trata, de no rendirse.

Una de las novedades del año ha sido lanzar las «Salidas run4 @ NextFit», un nuevo gym en el corazón de Sarrià, de trato personalizado y con nuevas técnicas de entrenamiento, capitaneado por el gran Javi Daura. Muy recomendable. ¡Os animo a que os apuntéis a las diferentes rutas! Podéis ver más información aquí.

 

 

 

 

Carreras

Este año he corrido 12 carreras de todo tipo. Algunos ejemplos:

Mitja Marató de Sitges en 01:36:47 (10.01)
La 5º seguida en mi querido Sitges y, como no, entrando en meta con Nico y Pablo.

 

Mitja Marató de Barcelona en 01:39:11 (13.02)
Una mitja «de menos a más», con mucha gente y mucho ambiente.

Marató de Barcelona en 03:24:49 (13.03)
La 5ª maratón seguida en Barcelona y con mejor marca.

Cursa El Corte Inglés (11 km) en 01:20:00 (10.04)
¡Un hito en nuestras vidas! Una cursa de 11 km. con mis hijos de 5 y 7 años en sólo 1h 20min.

Trail Catllaràs (30 km) en 05:52:10 (29.06)
El reto anual de trail con @cerkdti, esta vez en un entorno bestial, en una carrera muy dura y con mucho calor.


Cursa de la Mercè (10 km) en 00:48:59 (18.09)
De vuelta al asfalto post vacaciones con los amigos de Netquest.

 

 

Mitja Marató de Puigcerdà  en 01:38:09 (9.10)
Otra vez un diarrón en la Cerdanya.

 

 

 

 

 

 

Mitja Marató Rural de Ribes en 02:03:23 (30.10)
Una «nueva» media maratón para mi, muy cerca de Sitges y en un terreno mixto. Muy divertida y rápida para ser «semi-trail».

Jean Bouin (10 km) en 00:44:30 (27.11)
Otra vez por asfalto una de 10 km., con amigos y además con Nico estrenándose en las carreras infantiles.

 

 

 

 

Entre estas doce carreras me gustaría destacar dos carreras solidarias:

La III Cursa por la enfermedad PKU en mayo y la IV Cursa de la Lluna Plena contra el cáncer infantil en octubre, ambas con los niños y con amigos y familia.

 

 

 

 

 

 

 

2017

Y ya tengo la mirada puesta en los retos para este 2017. Estos son los principales, pero ojo, siempre pueden salir nuevos por el camino.

3.000 km. Me hace ilusión llegar a este número de kilómetros durante un año. Ya sé que no siempre la cantidad es mejor que la calidad, pero supone un reto a medio plazo y una reafirmación de que «esto del correr» va para largo, es algo en que se tiene que persisitir y no parar, mientras el cuerpo y la mente lo permita.

En marzo, la Marató de Barcelona. Este año volveré a por la sexta maratón seguida de mi ciudad. Recorrido conocido y sensaciones conocidas, pero no por ello me deja de ilusionar. Correr en «mis calles» y con mi familia y amigos apoyando, no tiene precio. Además, al margen de las «big six», es una de las grandes maratones europeas. Y para más reto: ¿Superaré mi mejor marca en maratón de la edición pasada? El crono se quedó en 3:24:49.

En mayo, Marató del Cap de Creus. Si todo va bien, volveremos con @cerkdti al Cap de Creus a por nuestra segunda Maratón allí. Es brutal el entorno, el paisaje y, en general, toda la carrera y organización.

En junio, Trail Els Bastions. Sí, me voy a lanzar a mi primera «ultratrail», es decir, una carrera de más de 42 km. Sé que no es ultra de 100 km., pero mi prudencia me pide ir paso a paso, sin prisa, pero quien sabe, alguna de 100 caerá algún día. ¡Estoy seguro que será durísima!

En septiembre, Maratón de Berlín. Por fin iré a por la segunda «Major». Después de NYC, Berlín es otra de las «World Marathon Majors» (Tokyo, London, Boston, Berlín, Chicago y NYC). Este año, nos ha tocado el sorteo y Ana y yo, con los buenos amigos Sergio y Laia, iremos a pasar un fin de semana largo y disfrutar de lo que dicen que es una de las maratones más rápidas y bonitas.

Ahora que lo veo todo escrito me parece un poco locura, pero hay mil ganas y voy a ir a por ello de cabeza. Víctor #contigoempezótodo: «compto amb tu per afrontar-ho amb garanties!»

Entre estos hitos intercalaré otras carreras. La primera del año será la Mitja Marató de BCN, que me servirá de test y promete ser entretenida, más cuando estaré acompañado de grandes profesionales y mejores personas ;-).

 

¡Prometo feedback!

 

Cuatro carreras y grandes amigos

Hace ya algunos días que no escribía en el blog (3 meses, ¡cómo pasa el tiempo!) y hoy he pensado en volver para escribir las últimas experiencias.

El otoño (o «veroño» como dicen algunos, ¿verdad Georgina and Christian?) ha sido muy gratificante desde el punto de vista del running. Al margen de los entrenamientos y tiradas habituales, ha habido una gran novedad y es el nacimiento de las «Viejas Glorias flying runners». Sí, después de 25 años jugando a futbol, tuvimos que tomar la fatal decisión de dejarlo. La noticia positiva ha sido que, ni que sea para mantener el tipo, algunos «ex-viejas» se han animado a realizar sesiones semanales de running. ¡Buen inicio!

Pero además, ha sido bonito participar en cuatro carreras, todas ellas muy diferentes, muy especiales y muy bien acompañado.

Puigcerdà2Mitja Marató de Puigcerdà (11 de octubre)
Un año más (y van 3) corrí una de las medias más bonitas. Se trata de un recorrido en asfalto, pero que recorre gran parte del centro de la Cerdanya y te llena de aire puro … en algunas ediciones: ¡demasiado puro! Pero este año, el día fue perfecto: temperatura ideal, sol espléndido y sensaciones inmejorables. ¡Esto me llevó a hacer mi mejor marca en Media Maratón con 1:35:26! Una verdadera sorpresa, teniendo en cuenta que hay algo de desnivel y se corre a más de 1.000 metros por encima del nivel del mar. Recuerdo varios momentos «mazinguer» y sobretodo unos últimos 5 km con un sufrimiento importante, pero con la sensación que conseguía superarme. Volveremos.

Cursa nocturna de la lluna plena a Sitges (30 de octubre) Lluna3
Por tercer año consecutivo, en Sitges se organizó esta cursa 100% solidaria y muy popular. Se trata de una cursa de 5 km en la que todos los beneficios se destinan a luchar contra el Cáncer infantil y en la que siempre he participado Lluna1con Nico e incluso con Pablo en las últimas dos ediciones. Lo primero: alucinado de cómo corren este par y de su energía para poder correr un viernes a las 21 de la noche después de toda una intensa semana escolar; pero, como Dora la exploirador: ¡Lo hicimos! En poco más de 38 minutos se comieron los algo más de 5 km por el Paseo y las oscuras calles de Sitges.

Lo segundo, el buen ambiente y el placer de colaborar con esta causa, aunque siempre te quedas con ganas de más. También un gusto coincidir con Pedro, Noelia y Alejandro. ¡Cracks! Volveremos.

Behobia-San Sebastián (8 de noviembre)
23422657146_c8d3887b51_zEl pasado 8 de noviembre cumplí uno de la ilusiones que tienen muchas de las personas enganchadas al running como yo. Se trata de participar en una de las carreras más míticas: la Behobia-San Sebastián.  No es solo una carrera, es algo más. En nuestro caso, el planteamiento era el «gastrorunning». Salimos de Barcelona rumbo a San Sebastián Christian, Georgina, Anita y yo y ya en la primera área de servicio vimos y notamos el ambiente de los casi 5.000 catalanes que corremos esta carrera. Fue un fin de semana bien comido y bien «regado», es decir que esto de comer pasta/hidratos pues «fue que no». Nos dedicamos a los buenos pinchos (el viernes justo al llegar), al buen pescado y al buen vino.

Algo increíble fue la meteorología. Estar en Guipúzcoa en noviembre a 28 grados no tiene precio. «Veroño» en todo su esplendor. Buen ejemplo de ello fue el paseo que nos pegamos el sábado en Getaria y Zarautz y que acabó en el restaurante Otzarreta con un gran ágape.

Y por la noche, como decía, los puristas recomiendan hidratos … se nos pasó por la cabeza una Tagliatella, ¡pero NO! En Donosti pasta? Ni de broma. Acabamos en el restaurante Lanziego . Una vez más, genial. Bien preparaditos para el día siguiente, el día de la carrera.

Nos levantamos y vimos que la metereología formaría parte de la carrera. Pero ojo, no por frío, agua o viento, ¡sino por todo lo contrario! ¡Ojo con el calorcito! El traslado hasta la salida fue larguito con dos trenes y un autobús, eso sí, ambientazo runner. Los comentarios de la gente de allí se centraban en el peligro de deshidratación por el calor, raro en esas zonas. Nosotros íbamos tranquilos pensando que no podía ser peor que un julio o agosto en Barcelona.

La verdad es que con el número de corredores que éramos, debo reconocer que todo estaba perfectamente organizado incluso la salida fue sin grandes aglomeraciones. Al final tanto Christian como yo salimos a la misma hora … eso nos regaló una sorpresa al día siguiente 😉

En los primeros km ya vimos que el calor apretaba. A mi me costó entrar en carrera hasta el 3-4, pero en ese momento me encontré perfecto. Impresionante la gente animando, ambientazo propio de otra gran carrera com la TCSNYCMARATHON.

A partir de la primera gran subida ya decidí hacer la carrera plegats e ir disfrutando y apoyando a Christian hasta la meta. El último km con la entrada por el Kursaal y llegada en el Boulevard será difícil de olvidar. Sin palabras.

Después de esta llegada la sensación de bañarse en La Concha un 8 de noviembre es también muy recomendable.

El viaje lo acabamos con una gran chuletón en el restaurante Martintxo de Zizur Menor, al lado de Pamplona y de camino a Barcelona. Volveremos.

Ver fotos

Jean Bouin (22 de noviembre)
IMG_0077Y llegó el gran día. A las 8:30 de la mañana del domingo quedamos en la torre veneciana derecha. Ahora ya si que con fresquete. Lástima de la baja de última hora de Pedro. Esos momentos previos a una carrera tienen algo de especial, entre nerviosismo, ganas de empezar y esta vez con el añadido de correr con Javi, Marc, Christian y Ferran.

Al poco rato nos empezamos a correr a buen ritmo. Pronto Javi y Christian cogieron una buena velocidad y yo me quedé para seguir con Marc. Ferran y Dani iban justo detrás nuestro. Al final creo que todos acabamos con buenas sensaciones, algunos con muy buenas. Para mi, no se trató de ninguna carrera para buscar tiempo ni para preparar otra, simplemente una mañana de running con los amigos.

Volveremos.

 

 

 

 

 

Descanso

Descanso-running-e1422258245689No, no voy a escribir sobre las vacaciones, que dicho sea de paso, ya apetecen …

Hoy ha sido uno de esos días en los que me aparecen en mi humilde cabeza dos personajes muy típicos de los dibujos animados: un ángel y un demonio.

No sé bien a quién atribuirle cada papel, pero el hecho es que uno se ha esforzado en decirme que salga a correr, que piense en las sensaciones «post» y en el ratito «contigo mismo» que el correr supone, que siga con la idea de buscar una «energía alternativa» para afrontar lo que queda de semana … que algún día imite a Ron Hill, ¡que lleva desde 1964 corriendo cada día!

Por otro lado, el otro personaje me ha insistido en que todo tiene su momento. Que hoy es un buen día para parar, dejar tranquilas las piernas y los pies, aprovechar al máximo las horas con la familia, disfrutar de un baño en la piscina con lo peques, etc.

Como decía, cada uno verá el ángel y el demonio a su manera. Al final he pensado que lo mejor era parar … ni que sea por unas horas y sin que sirva de precedente.

20150725_141215 (1)Estas últimas semanas están siendo muy intensas en todos los niveles. A nivel laboral se han traducido en afrontar nuevos retos en la misma empresa, de los cuales estoy muy ilusionado y creo que hemos iniciado con buen pie y a buen ritmo. Una nueva etapa con proyectos retadores encima de la mesa y grandes personas a mi lado ¿Qué más se puede pedir?

Por otro lado, probablemente la meteorología no ha acompañado para hacer de julio un mes «200km», pero en cambio las sensaciones son muy buenas. En este sentido, los dos últimos días han sido un reencuentro. El lunes una buena tirada de 15 km con Ramón y Oriol, con un poco de todo: subida a Collserola, tierra, bajadas y asfalto los 3 últimos km. Cada unos con sus propias sensaciones, en mi caso con un placer enorme. IMG_2931

Ayer martes una super sesión en la cinta, al más puro estilo «hamster», de menos a más y pensando ya en los nuevos retos: BSS, Maratón A Coruña, Berlín … veremos a ver.

Por eso hoy tocaba parar. Tocaba pensar un poco y escribir lo que se me ha pasado por la cabeza y ser consciente que esto no para, que cada día pasan cosas nuevas, que cada día podemos aprender de los que tenemos cerca y que tenemos que aprovecharlo y disfrutarlo y sobretodo, como dice Paulo Coelho: «En la vida hay muchas cosas importantes, pero lo más importante es que la cerveza esté fresquita» 😉

 

 

 

41 años, Cursa de Bombers 2015 y seguimos

Pues ya hace más de dos meses que no escribo, pero como ya avancé al inicio del blog, no quería tener la obligación de escribir con una frecuencia determinada, sino cuando pudiera o cuando entendiera que tenía algo que contar.

Ahora, pasados 8 minutos del 18 de junio de 2015, día de mi 41 cumpleaños, me ha gustado la idea de escribir mis sensaciones. Ha sido un día bonito, muy bonito. No podía empezar mejor que un desayuno preparado por Nico, Pablo y Anita con unos «cruasans» del Crustó con pipas por fuera … mmmmm!!!

En estos últimos años las redes sociales, el móvil, el whatsapp, etc. han hecho que el día de tu cumple sea más completo. A una persona como a mi que me gusta celebrarlo y compartirlo, que te felicite tanta gente y de tantas formas es algo que llena mucho. Muchas, muchas gracias a todos y a todas!

El día de trabajo ha tenido de todo un poquito, con un «fuego» incluido … para dar más alegría al día si cabe … y con comida con Anita en el Massimo. ¡Muy bien por cierto! Cada año en Netquest es mejor que el anterior y estoy contento de poder formar parte de este grupo que además va incorporando gente sensacional día a día.header-logo

Con esto enlazo con la Cursa de Bombers que corrí junto con Ramón, Oriol, Núria, Lluís, Wouter y Anna … todos de Netquest o muy muy cercanos! 😉

IMG_2652

La cursa se planteaba divertida siendo en viernes, a las 21 horas. Tenía el reto de ayudar a Ramón a conseguir su mejor marca en 10 km … y estuvimos a un sólo paso de conseguirlo … de hecho en ritmo sí, pero el su famoso chip amarillo no tiene todavía grabada esta marca y, por lo tanto, no cuenta.

No seré yo quien critique la carrera, para eso existe este blog, que lo clava la mayoría de veces.  Os lo recomiendo.

Lo que si que comentaré serán las sensaciones. Primero fue bonito ir en metro a la salida junto con Ramón y Anna. El ambiente era bestial, ¿quien iba a pensar hace unos años que todo un metro iría vestido con una misma camiseta para correr 10 km un viernes por la tarde? Pues así era, ambientazo runner. De hecho el ambiente siguió hasta la salida de la carrera. Da pena perder el romanticismo de una Cursa de Bombers en favor de «nueva carrera» #werunbcn, ¿pero debemos estar en contra de esto? El montaje que aporta Nike quizás lo vale, pero ya he dicho que no quería entrar en ello …

Durante la cursa, como siempre en mi caso, primeros km durillos aunque en bajada, calor y mucha humedad. Ramón, como una moto. Un momento de cambio fue el km4 en el que el calor apretaba y empezábamos a perder un poco de ritmo. Poco a poco íbamos quemando los km hasta que en el km7 ya en la Diagonal, nos costó tener el ritmo objetivo. Aún y así, entramos en meta con un 49:23 y con casi 10,2 KM, es decir, a ritmo objetivo. Por cierto, que silencio y que concentración de casi todos los corredores, no se oía una mosca.

Al finalizar, un largo paseo con ventolera incluida hasta recoger el agua y un reencuentro con Wouter y su supermarca y con todo el team Netquest, incluida Anna que, sin haber corrido, nos esperaba con algo dulce: un chupa-chup para cada uno!

También me hizo especial ilusión verme con Ferran! Su primera carrera seria con un tiempazo! Qué grande! Vamos!

Como no podía ser de otra forma la noche acabó con una cenita a base de tapas y cervezas … que bien sientan las «burbujitas» … sensación de #feinafeta

Ya sólo me queda comentar el «seguimos» del título del post.

Seguimos, porque esto no acaba aquí. 41 no son nada y me encuentro en la flor de la vida.

Seguimos porque los retos que vienen son grandes

Seguimos porque esto es «fondo» y sólo ha hecho que empezar

Seguimos porque Ramón: no vull veure més el 49!!

Seguimos por que si, porque tenemos mucha guerra que dar … y las big six se ven en el horizonte!!

y seguimos por Nico, Pablo y Anita.

 

 

 

 

 

 

Correr no es sólo correr

Los que me conocen saben que sí, que soy persona de explicar mis sensaciones y pensamientos a mis amigos y gente querida. No me gusta quedarme con nada dentro, sin compartirlo.

Ahora bien, creo que siendo insistente en hablar de «correr», nunca que he «evangelizado», es decir, nunca he apretado a nadie a que conozca lo que algunos, un poco exagerados la verdad, lo llaman «forma de vida».

Pero si creo que correr te da otra visión y por eso quería escribir estas líneas. Correr no es sólo correr. A veces pienso en el día en que empecé y en la forma en la que lo hice. Estuve varios años corriendo «curses» de forma muy popular: la Cursa de El Corte Inglés, la Cursa de Bombers, la Jean Bouin, la Mercè, hasta que en septiembre de 2010, en Sitges, decidí calzarme las «nike de correr» y bajé por primera vez de 55 minutos en 10 km. Creo que en ese momento es cuando «me picó» el virus del running.

¡Y qué suerte tuve! Eso es lo que pienso casi cada día. Qué suerte que haya caído en este mundillo. Es cierto que por una parte puede llegar a ser como una «droga». Lo necesitas. El cuerpo te da mensajes como si necesitara la sensación de haber corrido. Pero por otro lado, si lo moderas y consigues darle su peso en tu día a día, se convierte en algo sensacional. De aquí la frase: «No corro para vivir más días, sino para vivir más los días»

Hoy es de esos «días de cada día» que miro los kilómetros realizados (100 este mes de abril y más de 700 este año) y me salen estas reflexiones que, sin ser «grandes», me apetece escribir.

imagen-con-frase-motivadora-para-corredores3838

 

 

 

 

 

Marató de Barcelona 2015

IMG_2208El domingo 15 de marzo de 2015 lo recordaré toda la vida. Otro «running day» que se merece un post en este rincón de recuerdos.

El ser cliente de Zurich me permite cada año participar gratis en la Maratón de mi ciudad. ¿Quién hubiera pensado que con un seguro de una casa se podría correr una Maratón? Pues ya es el tercer año que disfruto de esta suerte (en 2012 desconocía la ventaja). Lo cierto es que sin esta «oferta» igual pensaría en otras carreras como la Maratón de la Coruña (Coruña42), que me hace mucha ilusión correr algún día.

Pues si, después de la TCS New York City Maratón ya nos preparamos el calendario pensando en este día. Cuatro medias maratones: Vilanova, Sitges, Granollers y El Prat y con mejor marca en esta última (1:36:53). Entremedio muy buenos entrenamientos con Víctor y tiradas de todo tipo, pero sobretodo centradas en series y cargas. Mirando hacia atrás, no ha sido una preparación muy típica, pero si muy intensa y fallando muy poco. Quizás este es uno de mis fuertes: la perseverancia, pensar en el medio plazo, no fallar en la «última milla».

Durante la última semana creo que lo he acertado con la preparación, la dieta y sobretodo el descanso y dormir bien. Las sensaciones han sido muy buenas durante estos días y todo estaba «preparado». Aún y así, el sábado 14 por la tarde ya empecé con los nervios propios de la carrera. Porque aunque sea la sexta Maratón, nunca dejas de tener esas inquietudes. 42,195 son muchos kilómetros y nunca sabes qué va a pasar o qué va a pasarte.

Y sonó el despertador a las 6:25. Como siempre, un desayuno 2 horas antes a base de un bocadillo de fuet, un plátano, un vaso de zumo y un café solo Arpegio. Una vez más, una ducha para acabar de activar el cuerpo y con la moto directo a la salida en la Fira de Barcelona.

Es bonito acercarte en moto y charlar con el resto de locos/runners en los semáforos (incluso con el frío que hacía). En uno en concreto, un Ironman me dijo: «Hoy, a tope, no hay excusas». Os puedo asegurar que recordé la frase en el km 25.

Al dejar la moto ya tuve buenas sensaciones, el frío justo y la ropa cómoda como nunca. Poco a poco fui acercándome al cajón de salida (el azul de la segunda salida) y allí me quedé, casi sin calentar. El día soleado, el fresquete y el gran ambiente hace que te emociones y más cuando, después del disparo inicial, empieza a sonar «Barcelona» de Mercury y Caballé. Al estilo New York, New York … en ese frío intenso en Staten Island del pasado 2 de noviembre ;-).

Al iniciar la carrera (ya con mucha gente en Plaza España y en el Carrer de Sants), empiezo a detectar que me encuentro muy bien y voy mirando el crono para ir un poco mejor con respecto al objetivo. Al llegar a la primera subida (la del Camp Nou) certifico que tengo fuerzas, no hay dolores y puedo seguir a ese ritmo.

En esos momentos, sobre el km 9 me adelanta un corredor parácticamente desnudo con el bañador de «Borat» y mi cabeza «se gira» y pienso: ¿Qué pasa si me aburro hoy?.

Por suerte me desaparece tal y como viene y continuo muy bien hasta Passeig de Gràcia. Allí me esperan los peques, Anita y MIMG_2214aría y me animan mucho. Voy por delante de la liebre de 3:30 cosa que hace sorprender a Anita.

A partir de aquí ya pienso en llegar al paso por la Media Maratón igual de bien y voy corriendo los km muy a gusto. La anécdota salta cuando un impaciente quiere cruzar la carrera y literalmente chocamos. Por suerte consigo no caerme y lo «expulso». Recupero ritmo e incluso tomo un poco del primer gel, pero me resbala y me quedo sin. Apuesto por «sólo agua» y esto me hace mantener el estómago sin problemas. Me acerco al temido muro, en la Diagonal, pero la ayuda de Mireia y de Santafé&family hacen que lo salte sin problemas. En el km 25 me doy cuenta que lo voy a conseguir, que era ese día o nunca ¡no excusas!. Paso por el km 30 como nunca y aguanto el ritmo durante toda la zona del litoral, donde el sol empieza a apretar.

En el km 34 tengo un primer bajón, pero todo «mi team» consigue reanimarme y sacarme una gran sonrisa:

A partir de aquí ya pienso en la Meta sea como sea. El paso por el Arc del Triomf y hasta que no llegas al km 38 (el agua delante de la Catedral) es muy duro. Del 38 al 40 recuerdo un ritmo mucho más bajo y una lucha mental para no pensar en lo que no funciona, que a esas alturas de la carrera, os puedo asegurar que pueden ser varias cosas.

Al ver el Parel·lel me animo e intento apretar un poco y es cuando, por sorpresa, tengo por primera vez unas rampas en los isquios. Tengo que estirar durante algunos segundos y continuar como sea. Al final, ya viendo a mis peques que me esperan, me da otro calambrazo que hace que tenga que ponerme la pernera a modo de compresor para evitar que «se suban» los isquios. Me viene a la cabeza la frase: «El sufrimiento es momentáneo, la gloria es eterna» … y pa’lante.

Por fin, recojo a Pablo y voy directo a la meta con el objetivo de bajar de 3:30 a tiro. Al conseguirlo (3:29:22), rompo a llorar un buen rato hasta el punto que la Cruz Roja me pregunta por mi estado, a lo que yo respondo: «¡Todo bien! ¡Muy muy contento! ¡Lo hicimos!»

En esos momentos me duele todo, especialmente el pie izquierdo y el hombro derecho que hacen que no pueda levantar el brazo (lo recupero al cabo de 1 hora). Pero todo vale la pena y recojo la medalla con ganas y con la satisfacción de haber logrado algo grande.

Al cabo de poco rato nos encontramos con Anita, Nico y María y me fundo en un fuerte abrazo con todos y Nico diciendo: «¡Papi eres un crack!». Vuelve a salir la emoción. Me acuerdo de la primera Maratón en Barcelona, hace 3 años. En 2012 quería los 3:30, pero esta carrera es muy larga, no la conocía y todavía queda mucho por aprender.

Esta ha sido sin duda la mejor Maratón que he corrido, pero tengo de momento la suerte de haberlas disfrutado todas, cada una con sus circunstancias y sus eventualidades y, como me dijo el Ironman, hoy era el día para conseguir el reto que me marqué hace 3 años: correr por debajo de 5 min/km esta gran distancia.

Ahora, con la llegada del buen tiempo, vuelvo al trail. Resucito mi lado «barrilete cósmico» y me lanzo a repetir, si todo va bien, la Marató del Cap de Creus, pero esto es otro capítulo que ya vendrá :-).

Gracias a Anita por su apoyo diario. A los peques. A mi cuñaaaaaa María. A la family por animarme a seguir, con cabeza y «enteniment». A Víctor por entrenar mi musculatura de forma divertida y dinámica y, en general, a todos los amigos y amigas que me animáis, me hacéis «likes», comentarios … ¡e incluso a alguno que se atreve a correr conmigo! Cosa que me encanta.

¡Muchas gracias!

Btw, aquí os dejo los tiempos de paso. Queda feo que lo diga, pero son «de libro» 🙂

#vamos #run4

IMG_2217